Mar
13
2017

Gestión tributaria municipal

En el momento en el que montamos una nueva empresa contraemos una serie de obligaciones con la Administración; es decir, tenemos que pagar impuestos. Esto implica que cada tres meses tendremos que declarar el IRPF, el IVA o el IS según el caso; si se nos olvida, o si no lo hacemos correctamente, es posible que entrañe una serie de sanciones administrativas que haga peligrar la viabilidad económica de la empresa.

Por ello, lo que hacen muchos empresarios es delegar esta responsabilidad en una empresa especializada en ello; esto supone una ventaja, sobre todo en pequeñas  entidades locales que no tienen recursos ni saben cómo recaudar mejor.

A continuación vamos a ver algunas de las ventajas de dejar la gestión tributaria en manos de una gestoría.

¿Cómo puede una gestoría a llevar la gestión tributaria de nuestra empresa?

Llevarán la contabilidad al día

El hecho de que tus cuentas estén actualizadas tiene que ser algo obligatorio; así podrás saber en todo momento si estás ganando dinero, o bien si lo estás perdiendo y debes de seguir otro tipo de estrategia.

Toda esta información debe de quedar plasmada en los Libros Contables de la Empresa; que tarde o temprano te requerirá la Administración.

Además, también podrás gestionar tributos, cobros y pagos, enviar factura fácilmente, teniéndolo todo organizado.

Te recordarán cuando hay que recaudar impuestos

La Administración tiene unas fechas muy estrictas en las que hay que declarar los impuestos; en un principio seguro que las tenemos claro, pero en el momento en el que nos ponemos en marcha con nuestra empresa, es posible que se nos puedan llegar a pasar.

Y es que no podemos estar en todo: por mucho que tengamos conocimientos sobre gestión tributaria (http://www.cgi.es/gestion-tributaria/), lo que no podemos hacer es estar llevando el timón de la empresa (ofreciendo un producto/servicio, atendiendo a clientes, buscando maneras para capturar a nuevos, promocionando el negocio…) y a la vez controlando las cuentas.

Una asesoría se encargará de hacer esto por ti para que nunca te olvides.

Presentación de documentos en tu nombre

Atrás han quedado los tiempos en los que las empresas tenían que hacer largas colas en las diferentes delegaciones de las administraciones para entregar papeles. Ahora, gracias a Internet, podemos ahorrarnos mucho tiempo.

Y lo mejor de todo es que estas asesorías, previo consentimiento nuestro, pueden enviar esta información en nuestro nombre. Por ejemplo, si tienen que evitar la declaración del IVA del trimestre, primero nos la mandarán para que podamos dar el visto bueno; una vez que hayamos observado que todo es correcto, ellos la enviarán como si lo hubiéramos hecho nosotros.

Gracias a Internet ahorramos tiempo, pero gracias a la gestión de estas empresas ahorramos mucho más.

Confidencialidad

Además, todos los datos que vas a tratar con las asesorías son privados; es decir, que no pueden compartir nuestros datos económicos con nadie, siendo un delito muy grave.

Cuando empezamos a trabajar con ellos, es posible que tengamos que firmar un contrato con algunas características a tener en cuenta; una de ellas es que se hacen responsable del tratamiento de los datos, y nos garantizan que tan solo ellos serán consciente de lo que manejan, no pudiendo compartirlos con nadie.

Profesionales adaptados con las novedades en la gestión tributaria

Independientemente del tipo de negocio o al sector al que nos dediquemos, la legislación vigente puede haber cambiado y puede que tengamos algunos beneficios fiscales interesantes, o algunos trámites adicionales a realizar antes de seguir trabajando.

Además, estos cambios también pueden depender de la Comunidad Autónoma en cuestión.

Las asesorías están informadas sobre todos estos cambios por lo que, cuando se producen, informarán de ello de forma automática al cliente.

De esta forma, evitaremos cualquier sorpresa inesperada y siempre tendremos un tipo de contabilidad que se considerará la más ventajosa posible.

Lenguaje preparado para que lo puedas entender

En el ámbito de la gestión tributaria podemos encontrar a menudo un lenguaje complejo que no siempre es fácil de entender; y es que parece que la Agencia Tributaria piensa a veces que todos somos contables, y que podemos entender todos estos términos sin problemas.

En ocasiones, estos asesores son capaces de actuar como una especie de intermediarios: serán capaces de poder explicarte con tus palabras cualquier tipo de información referida a la empresa. De esta forma, sabrás exactamente lo que te están pidiendo.

Los ayuntamientos también necesitan una consultoría

Contratar a una consultoría para ayuntamientos (http://www.cgi.es/2015/01/nueva-division-de-consultoria-en-el-grupo-cgi/) especializada en gestión tributaria para entidades locales permitirá a los municipios no tener que estar pendiente en todo momento de la la recaudación de impuestos, con los problemas que puede llevar hacer papeleo, gestiones y llamadas a los diferentes contribuyentes.

 

Trámites en los que nos pueden echar una mano

Existen muchos trámites en los que una asesoría te puede ayudar, pero estos son los más habituales:

  • Gestión del alta, de las modificaciones y altas que se puedan llegar a producir en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas).
  • Se encargarán de presentar de forma trimestral de las liquidaciones del Impuesto sobre el Valor añadido (es decir, sobre el IVA).
  • También se encargarán de efectuar la declaración de los pagos a cuenta del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).
  • Confección y presentación del Impuesto de Sociedades (IS).
  • Información continua sobre las novedades relacionadas con el sector con el que operamos, así como con las obligaciones fiscales derivadas del mismo.
  • Presentación de recursos ante los Organismos oficiales y en las Administraciones Públicas.
  • También actuarán, si la ocasión lo requiere, como representación legal ante cualquier requerimiento de Hacienda.
  • Te podrán prestar asesoramiento fiscal sobre todas las obligaciones que tu empresa debe de cumplir.

Es la forma perfecta de dormir por las noches a sabiendas de que tu negocio está siendo llevado de la forma correcta, y que de lo único que te tienes que preocupar es de intentar mantenerlo a flote y hacer que sea viable.

Sobre el Autor : Andrés Granollers

Leave a comment

Debes estar logueado para dejar un comentario.